Tip de belleza: parafina casera para hidratar las manos

Ya os adelantamos que en nuestro canal de Youtube , Instagram y Facebook estamos publicando videotutoriales para que puedas seguir cuidándote desde casa. Con la situación actual del COVID-19 estamos lavando mucho más las manos y sometiéndolas a agentes más agresivos como el alcohol o exceso de jabón. ¿Qué podemos hacer para mantener las manos hidratadas y no perjudicarlas? Para este tratamiento vamos a utilizar parafina y como no podemos comprarla vamos a hacerla en casa.

¿Qué es la parafina?

Antes que nada, ¿qué es la parafina? Se trata de una sustancia que está presente en numerosos tratamientos de belleza y que se utiliza para hidratar la piel, pero además contribuye al alivio de los dolores musculares y articulares. Lo normal es encontrarla en tratamientos reductores, reafirmantes y fisioterapéuticos realizados por profesionales.

Esta sustancia, que es inolora y líquida, fomenta especialmente la hidratación.

Cómo preparar parafina casera paso a paso

Como ahora mismo no podemos comprarla, tenemos la alternativa de usar velas viejas que tengamos en casa. Es tan fácil como partir la vela en trozos y introducirla al baño maría en una cazuela. Antes de la mezcla, tenemos que colar la cera de la vela. Puedes usar una media vieja y así evitamos las impurezas que hayan surgido de su uso como: cenizas, partes quemadas o trocitos de mecha.

En paralelo, también habremos preparado el aloe vera. Para ello, lo lavamos bien y lo trituramos y, una vez tengamos la cera de la vela bien colada, lo mezclamos todo. Buscamos regenerar la piel e hidratarla y con estos dos ingredientes vas a obtener resultados increíbles.

Una vez tenemos la parafina casera lista en un bol, podemos introducir las manos en ella, teniendo cuidado de que no esté demasiado caliente. Mantenemos las manos en el interior durante unos segundos y observarás cómo se va creando una capa como si de un guante se tratase. Una vez está esa capa formada, envolvemos la mano en papel film. Dejamos actuar durante unos 15 – 20 minutos. Si queremos mantener el calor, podemos poner un guante o una toalla sobre la mano envuelta en film, así potenciamos el efecto de la parafina.

Cuando hayan transcurrido los 15 ó 20 minutos, retirados el guante o toalla, también el papel film y, por último, el guante de parafina. El calor también ayuda a mejorar el estado de las articulaciones. Obsérvate la mano, ¿notas el cambio de una mano a otra? Verás que tu mano está con un color más rosado, un tacto suave y más luminosa.

Por último, podemos aplicar una crema hidratante para finalizar el cuidado de manos. ¡Notarás automáticamente los resultados.

¡Te esperamos en los próximos vídeotutoriales con Luz Camarelles!