Tip de belleza: limpieza de cutis en casa

Si en el anterior vídeotutorial hablábamos de cómo hidratar y reparar la manos, hoy nos centramos en el rostro y en la higiene facial.

¿Cómo usar una leche limpiadora?

La piel no solo se ensucia cuando usamos maquillaje, sino que también le afecta la polución y la eliminación de toxinas de nuestro organismo. Lo primero a tener en cuenta es la calidad de la piel, es decir, cuál es el estado de salud de la piel. No importa tanto si es una piel joven o mayor, aplicando una leche limpiadora apropiada, podemos cuidar y conservar la calidad de esa piel.

Para este tip de belleza, vamos a emplear una leche limpiadora apta para cualquier tipo de piel. Esta leche la vamos a aplicar de una manera apropiada para que podamos eliminar de manera eficiente los residuos que se acumulan en cada poro de la piel. La función de la leche limpiadora es limpiar superficialmente la piel. Cómo la apliques también va a influir en su efectividad.

Para este vídeotutorial, Luz Camarelles ha empleado una leche limpiadora de la marca María Galland ya que es una cosmética de total confianza para ella y con la que también trabajamos en Clínica Nepher. Le gusta esta línea de cosmética especialmente porque está respaldada por un laboratorio que cuida y mima enormemente la piel.

Aplicamos la leche limpiadora sobre el rostro con suaves golpecitos sobre la piel para poder extenderla. Mojamos la yema de los dedos y empezamos a trabajar manualmente el efecto de la leche en la limpieza de la piel. Trabajamos del centro hacia fuera con una pequeña presión. Cuando vemos que la crema se va resecando, volvemos a mojar las yemas de los dedos para seguir extendiéndola con facilidad.

La número 61 de María Galland lleva extracto de algas que nos va a ayudar a hidratar bastante la piel. Limpiar no significa arrastrar la hidratación, sino mantenerla. También contiene extracto de caléndula que va a calmar y va a equilibrar la piel aportándole un extra de suavidad.

En el cuello también aplicamos la leche limpiadora ejerciendo pequeños círculos hacia un lado y hacia el otro y la parte central un poquito hacia adentro. El mentón se trabaja en pequeños círculos con presión y el contorno de la boca se masajea para atrasar las pequeñas arruguitas que van apareciendo.

En el caso que hubiera que desmaquillar los ojos, también podrías usar esta leche limpiadora pero tendrías que limpiarlos previamente, como primer paso.

¿Cuáles son los siguientes pasos en una limpieza facial?

Una vez tengamos la piel bien trabajada con la leche limpiadora, pasamos a enjuagarla con agua o con tónico. Retiramos bien cualquier resto del producto. Para ello, puedes usar unas esponjas de limpieza facial. Con una toalla suave o con un papel, secamos el rostro con suavidad.

El siguiente paso no se aplica todos los días sino uno o dos días a la semana, pero aprovechamos este vídeotutorial para explicar cómo se realiza una exfoliación facial. Se aplica sobre el rostro en pequeñas dosis. El peeling que usa Luz en el vídeo es el 41 Doux Gommant Visage Ligne des Démaquillants  también de la línea de Maria Galland, es muy suave gracias a sus micropartículas. También lo aplicamos en el cuello. El peeling no solo se va a llevar la suciedad de la capa superficial, sino que también va a eliminar las células muertas de la capa córnea.

Asegúrate que aplicas el peeling por todo el rostro, no solo en la parte central. Aplícalo con pequeños círculos y presionando sutilmente para que penetre. El peeling 41 contiene tierra de diatomea que facilita la exfoliación, además de aportarnos minerales y estimular la circulación. También contiene manteca de karité que es súper hidratante y bisabor que es un extracto de manzanilla que regenera y calma toda posible hidratación que pudiera surgir con la exfoliación.

Para personas que tengan la piel muy sensible, la presión no deberían de hacerla muy fuerte. En el vídeotutorial, Luz muestra cómo trabajar cada zona de la cara. Una vez tenemos el producto bien aplicado, mojamos las esponjas en agua, escurriéndolas bien, y retiramos el peeling del rostro de dentro hacia fuera. El resultado es una piel mucho más fresca, luminosa y oxigenada. Al eliminar las células muertas, ayudamos a la piel a transpirar.

El siguiente paso es el tónico, un paso muy importante que no hay que olvidar. Se ocupa de reequilibrar el PH de la piel. Para poder arrastrar la suciedad invisible que se queda, bajamos el PH con la limpieza y, por ello, necesitamos volver a reequilibrarlo y eliminar los posibles restos que puedan quedar de suciedad. El tónico que usa Luz es el número 64 de María Galland con una textura tipo gel que aplica con algodón. Este tónico no contiene nada de alcohol, pero sí salvia, caléndula, manzanilla y aceites nutritivos. La piel se queda sedosa, flexible con una sensación muy agradable.

Los pasos más importantes de una limpieza de cutis

En resumen, los pasos a seguir en una higiene facial son:

  • Leche limpiadora: uso diario mañana y noche.
  • Tónico: uso diario mañana y noche.
  • Exfoliante facial: 1 ó 2 veces a la semana.

Recuerda que, si tienes los ojos maquillados, desmaquillarlos será el primer paso. Puedes usar la misma leche limpiadora que te recomendamos en este vídeotutorial o un producto específico.

En el caso que no dispongas de un exfoliante en casa, puedes emplear sal gruesa que contiene yodo y aporta minerales, mezclado con un poquito de aceite y su aplicación sería más suave que directamente.

Seguir esta rutina te permite mantener la piel con una mayor calidad. Cuando trabajamos la limpieza de cutis en cabina, lo hacemos con mayor intensidad para poder trabajar más capas y obtener mayores resultados.

¡Te esperamos en los próximos vídeotutoriales con Luz Camarelles!