Como bien dice la palabra presoterapia es una presión controlada, consiste en la aplicación de unas piezas de diferentes formas, bien para las piernas, o para abdomen o para  brazos, después  se aplica la presión por mediación de aire que va haciendo un masaje mecánico en los tejidos, eliminando residuos en la circulación venosa y linfática y ayudando a una mejor oxigenación de la sangre además de mejórala.

Y para casos de edemas o linfoedemas con el protocolo adecuado podemos conseguir un buen resultado en los tejidos dañados.