Este masaje favorece y activa la circulación sanguínea, eliminando residuos y toxinas de los tejidos venosos, este tipo de masaje activa el  intercambio de gases  y nutrientes, que precisa la sangre para una mejor circulación.

Sus maniobras se realizan en la dirección del flujo de sangre.

Actúan sobre los vasos venosos, linfáticos y terminaciones neuromotoras, favoreciendo el funcionamiento del filtrado del corazón. Todo este proceso actúa desde el interior hacia el exterior, mejorando toda la oxigenación de los músculos, piel y terminaciones.