La piel envuelve nuestro cuerpo y por ello debemos prestar un mayor interés en cómo cuidarla.

Con los años la piel  va perdiendo su densidad y se va volviendo más fina provocando la aparición de arrugas y flacidez. Nuestra forma de vida y  malos hábitos también  contribuyen a acelerar el envejecimiento de la piel, el sol, la alimentación, la falta de cuidados, el consumo de tabaco etc. Son factores que ayudan a su envejecimiento, siendo en cara, cuello, escote y manos donde más se aprecia.

Los fibroblastos de la piel son los encargados de crear sustancias en la dermis para garantizar mayor densidad, flexibilidad y luminosidad dando así más calidad al colágeno, elastina, ácido hialuronato y reflejándose esto en un mayor volumen e hidratación.

La edad es un factor importante para la regeneración, ya que según pasa el tiempo la regeneración es más lenta, por ello mantener una buena  higiene de la piel le da una vida más vital y más joven.

El lpg facial es una técnica que trabaja en profundidad, el procedimiento logra la síntesis de fibroblastos, produciendo nuevo colágeno, elastina y ácido hialuronico en un 80%, permitiendo recuperar el volumen de la epidermis y mejorar la superficie de las arrugas. El tratamiento consiste en varias sesiones con un protocolo pautado por profesionales. Tal cual se realizan las sesiones se aprecia como las arrugas profundas se afinan, las finas se hacen invisibles y el tejido se ve más redensificado y joven, remodelando el ovalo, cuello y escote.