Cómo cuidar nuestra piel después del sol

El sol emite tres tipos de radiaciones uv+ a/b/c: Las que absorben principalmente la atmosfera son uv+c,, las que llegan a la superficie de la tierra uv+a y uv+b que también pueden dañarnos si no usamos protección, los uv+b son superficiales en la capa de la epidermis. los uv+ a penetran más profundamente en la piel.

Las quemaduras solares son causa de los rayos ultravioletas y dañan el ADN rompiendo su cadena celular, de ahí que nos protejamos todo el año y en verano con un porcentaje más alto. Las células que ya no funcionan correctamente producen menos melanina, colágeno, elastina, la piel se debilita, se seca, es menos elástica se hace más fina, en definitiva, el sol es el causante más directo del envejecimiento. Las manchas, las pecas, arañas vasculares son otros efectos potenciados por el mal uso del sol.

Todo este daño hay que prevenirlo, pero y si esta hecho, ¿que podemos hacer?

Aplicaremos peeling, hidratación, regeneración, nutrición y deberemos realizar revisiones periódicas con el especialista

La capa más externa de la piel está en constante regeneración  y si la ayudamos con un peeling adecuado hará mejor la reparación, la hidratacion es muy necesaria para recuperar lo máximo posible antes de que se debilite.Continuamos con  la regeneración para fortalecer las células y  la nutrición vía oral y con productos activos topicamente harán que el tejido este mas recuperado.

Por ultimo, las revisiones periódicas al especialista ya que según la edad, el sol tiene unos efectos que precisan de tratamientos mas específicos.