La grasa localizada es otro de los temas más hablados en el mundo de la estética. El motivo es porque afecta a gran parte de la población independientemente que sean hombres o mujeres.

Los hombres tienden a acumularla en la zona abdominal, las piernas y los brazos; las mujeres, además, también en los muslos y las caderas.

Lo primero que debes saber es que la grasa localizada que se va depositando en el cuerpo, no guarda mucha relación con la cantidad de grasa que contienen los alimentos que hemos ingerido sino con la energía excedente que le hemos proporcionado a nuestro organismo. De hecho, además de los alimentos hay otros factores que influyen directamente en el cúmulo de grasa como: los hábitos tóxicos, el sedentarismo, la edad, la falta de descanso, las hormonas, la genética… Por lo que no podemos reducirlo únicamente a la alimentación.

Los verdaderos protagonistas de la aparición de grasa localizada

Te sorprenderá saber que los verdaderos protagonistas de la aparición de grasa localizada son dos hormonas. Sí, has leído bien. La insulina y el glucagón se encargan de llena y vaciar nuestras reservas energéticas. Sus tareas son, en el caso de la insulina conducir la energía de más hacia las reservas (convirtiéndose en tejido adiposo) y el glucagón vaciar las reservas para hacer llegar dicha energía al torrente sanguíneo.

Si existe un buen equilibrio entre la alimentación, la práctica de deporte, el descanso y la correcta gestión del estrés es muy probable que las hormonas funcionen correctamente. Los depósitos de glucosa se van llenando y vaciando de modo que el complejo proceso metabólico no necesite depositar energía sobrante. Cuando no es así, sucede todo lo contrario.

Cómo eliminar grasa localizada

Teniendo en cuenta lo que os acabamos de contar, el método es necesario crear un desequilibrio energético, es decir, vaciar los depósitos de energía para poder movilizar las reservas adiposas. Este proceso no es tan sencillo como parece, porque primero hay que descomponer dichas reservas.

La buena noticia es que sí puedes hacer algo desde ya mismo para mejorar tu estado. Ten en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Mejora tus hábitos e incorpora una dieta saludable. Incluye también una buena hidratación tomando, al menos, un litro y medio de agua al día.

  • ¡Muévete! Aprovecha cualquier momento para mover el cuerpo. Además de reservar algún momento para la práctica de deporte, si es posible usa la bici o camina en los desplazamientos. Te ayudará a quemar muchas más calorías. El entrenamiento funcional y el crossfit (entre otras prácticas deportivas) es ideal para eliminar grasa localizada.

  • Apóyate en algún especialista que también te ayude a determinar objetivos realistas. Aunque no le des importancia a esto, puede ser clave para que no abandones antes de tiempo. También para que no te exijas más de lo que realmente puedes alcanzar pero sin dormirte en el camino. En este sentido, puedes contar con el apoyo de un tratamiento de estética que te ayude a acelerar los resultados.

La clave del éxito del cambio está en una correcta combinación donde todos los elementos ayuden a alcanzar una meta.

Durante este mes de marzo, hemos activado una promoción especial en Nepher indicada a este fin con tal de acercar a nuestros clientes un tratamiento reductor completo basado en la aparatología más innovadora y las técnicas manuales más efectivas. Todo ello, liderado por un profesional que tendrá en cuenta tu situación para elaborar un programa reductor que ayude a conseguir los mejores resultados. No lo dejes para más adelante. Infórmate en el 96 394 43 02.