El pelo preocupa mucho a los hombres y cada vez más a las mujeres.

Las causas que producen perdida de pelo son: genética, estrés, falta de minerales o enfermedades. Por ello un buen diagnóstico para el tratamiento adecuado en consulta y el tratamiento a domicilio ayuda a paliar y a solucionar los problemas capilares.

Los tratamientos hay que tomarlos con el tiempo que precisan ya que desde un cuero cabelludo en malas condiciones, un bulbo piloso débil o una alteración se deben tratar para que el cabello tenga fuerza, grosor y volumen.

Con tratamientos tópicos, estimulación con prp y vitaminas, aparatología de estimulación y regeneración para adelantar el proceso son unas de las técnicas más evolucionadas.