Bótox, cuándo y cómo utilizar este tratamiento

El tratamiento con bótox, también conocido como toxina botulínica, es uno de los más demandados por nuestros clientes. Se utiliza para atenuar las arrugas dinámicas o marcas de expresión. Su efecto es temporal, dura entre 4 y 6 meses y actúa sobre el músculo para evitar que se contraiga y siga marcando el pliegue en el rostro. Es un tratamiento dirigido tanto a hombres como mujeres y vamos a descubrir cómo funciona.

Qué es el Bótox y cuáles son sus ventajas

El bótox es una sustancia que permite relajar temporalmente los músculos faciales, previniendo la formación de arrugas y suavizando las existentes, hasta ser casi inapreciables. Al aplicarlo sobre el músculo deseado, genera un efecto lifting o, directamente, elimina la visión de la arruga. Las zonas más comunes donde se aplica bótox es en la parte superior del rostro como: el entrecejo, las patas de gallo y la frente, dejando un resultado natural y fresco.

Es uno de los tratamientos más eficaces y rápidos en el ámbito de la medicina estética para combatir los signos del paso del tiempo. Es muy importante que este tratamiento sea aplicado por un especialista en una clínica de medicina estética homologada donde se tomen las medidas pertinentes y se utilice un producto de calidad.

El bótox o toxina butolínica ofrece numerosas ventajas:

  • Evita la cirugía y, por lo tanto, la necesidad de pasar por quirófano.

  • Se puede hacer este tratamiento en cualquier época del año.

  • Es una técnica prácticamente indolora.

  • Pueden percibirse los efectos de forma casi inmediata.

  • Las contraindicaciones son mínimas. Por ello es importante que hagas este tratamiento en una clínica de confianza.

En Clínica Nepher, el especialista realiza un análisis previo para tener en cuenta las características del rostro así como de la gestualidad del cliente, para que en ningún momento se modifique se expresión natural.

En qué consiste el tratamiento de bótox

El tratamiento es muy sencillo: consiste en hacer pequeñas inyecciones de bótox en la zona a tratar. La sustancia bloquea la comunicación que se establece entre los músculos y los nervios que ordenan su contracción, relajándolos temporalmente. Tan solo es necesaria una sesión y los efectos empiezan a percibirse de forma casi inmediata, haciéndose evidentes a las 72 horas desde su aplicación. Aún así, el resultado óptimo se obtiene pasada una semana.

Su efecto se mantiene entre 4 y 6 meses, desapareciendo poco a poco y volviendo a su estado inicial. Es posible que, al pasar el efecto, notes una mejoría en la zona ya que el bótox evita la contracción del músculo, evitando marcar todavía más la arruga y/o línea de expresión. En definitiva, con este tratamiento evitamos que la arruga profundice todavía más.

Durante este mes de julio, hemos lanzando una promoción especial en Clínica Nepher para nuestros habituales clientes pero, también, para aquellos que queráis probar el tratamiento de bótox. Infórmate en nuestro centro llamando al 96 394 43 02.