La medicina china contempla unos meridianos y puntos de acupuntura que se utilizan para transportar la energía (qi).
Un flujo de energía que tiene la función de transmitirse por los canales llamados meridianos llegando a todo el organismo para un buen funcionamiento.
Si hubiera algún exceso o defecto del qi se correspondería a que el yin o el yang no están en equilibrio y por ello se utilizarían los puntos de acupuntura con el tratamiento indicado a cada situación, bien con agujas específicas para ello o mediante la moxa (calor producido al quemar la artemisa).
Es imprescindible conocer la historia clínica de cada paciente para realizar un buen diagnóstico y tratamiento ya que esta técnica milenaria nos da muchas ventajas para el día a día consiguiendo un mayor equilibrio de nuestra salud.